Para concluir un día de lo más resaltante y único por ser el 50 cumpleaños de Fany, María Elena Rossi, su querida y primera mentora en el arte de la interpretación sobre las tablas, ha querido saludarla directamente y por medio de una llamada telefónica le ha deseado toda la felicidad del mundo y han recordado viejos tiempos en que juntas a otros actores recorrían todo Paraguay llevando obras inmortales, siempre presente no solo en el corazón de ambas por ser actrices, si no en toda la gente que asistió a esas actuaciones. Una etapa de la vida de Fany que nunca olvidará y que siempre guardará con cariño.