“Las Clavelinas” son las bailarinas que acompañan a Fany en sus actuaciones artísticas. Además de proveer de compañía en la actuación, de encanto, brillo y cadencia, estas chicas son amigas y compañeras para la cantante.  Les une el arte, el amor por la música y el baile, pero por sobre todo les une una buena amistad.

La cumbia es de compás binario de ascendencia africana aunque también evoca la música europea ya que es una mezcla de música autóctona y foránea que ha ido adoptando peculiaridades del país donde se baila.  Por todo ese fondo misceláneo “Las Clavelinas” poseen un nutrido cuadro de coreografías que desgranan sobre el escenario. Quien las dirige es Luz Marina Estigarribia Díaz, profesora de baile y coreógrafa.

Nos cuenta Fany como anécdota que en cierta ocasión en que estaban en medio de un muy concurrido Show, el tacón de uno de sus zapatos quedó preso en alguna hendidura del escenario, quedando fuertemente sujeto sin que ella pudiese zafarlo de allí sin que nadie se diese cuenta, situación que produjo una caída.  Sus bailarinas al percatarse de la situación, simularon también, una coordinada caída sobre el escenario que hizo que en un lugar de parecer un accidente, quedara como parte del espectáculo.   Esta anécdota nos da a entender la sintonía que existe entre Fany y sus Clavelinas.

La profesora Luz Marina, además de desempeñarse como coreógrafa del grupo «Las Clavelinas», lleva adelante un ballet de danza paraguaya denominado «Mburukuja» éste es el nombre de la flor nacional del Paraguay, en castellano «pasionaria» y en inglés «passiflora».  El grupo abocado al baile típico paraguayo, está abierto a todo público que quiera adentrarse a los sonidos y cadencias de la música y los bailes guaraníes.  Las clases se desarrollan en Valencia, una demostración de una de sus presentaciones, veremos en la secuencia de vídeos a continuación: